Nuevos resultados de estudio: El entrenamiento con el equipo cinesiterapéutico MOTOmed viva2 Parkinson mejora la capacidad de andar en pacientes de Parkinson

Velocidad activo y asistido "forzada" en movimientos (Forced Exercise) conduce a una mejora en la velocidad de marcha y la longitud de la marcha en pacientes con enfermedad de Parkinson bilateral. Esto confirman estudios recientes por un equipo de investigación dirigido por el profesor Dr. Ingo Froböse, director del Instituto para la Rehabilitación de la Universidad Alemana del Deporte de Colonia.

Con el envejecimiento de la población e. o. los síndromes de Parkinson van a aumentar rápidamente en el futuro. Después de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades neurodegenerativas superarán a partir de 2040 el cáncer como segunda causa más común de muerte después de las enfermedades cardiovasculares. Esto requiere un tratamiento específico de la enfermedad, que se acompaña de síntomas como la lentitud de movimientos, rigidez muscular, pérdida del equilibrio y temblores.

El entrenamiento Forced Exercise con el equipo cinesiterapéutico MOTmed viva2 Parkinson de la casa RECK representa un metódo fiable para influir positivamente en la sintomatología de la enfermedad de Parkinson y para mejorar el bienestar del paciente debido a una mejora en la capacidad de caminar. Los usuarios obtienen asistida por motor una velocidad mayor hasta un 30%, por lo tanto, las velocidades de pedal hasta 90 revoluciones por minuto logran resultados muy exitosos. Esto se comprobó en el reciente estudio realizado por la Universidad Alemana de Deportes de Colonia, en el que los efectos de un ejercicio activo y asistivo obligados (Forced Exercise) al MOTOmed viva2 Parkinson han puesto en comparación con un ejercicio pasivo.

Las técnicas de imagen permiten que la actividad neuronal en diferentes regiones del cerebro es más afectada a través de un entrenamiento Forced Exercise activo y asistivo en comparación con un entrenamiento físico forzado pasivo. Sin embargo, hay que señalar que la sostenibilidad de una intervención de tal movimiento no se conoce todavía.

En el estudio realizado, aleatorizado de 24 pacientes que participaron en un programa de entrenamiento de 12 semanas con síntomas de la enfermedad de Parkinson bilateral, que se caracterizó por un entrenamiento Forced Exercise activo asistido o pasivo. Los 12 pacientes del grupo de control han pasado después una intervención de 12 semanas. Esto aumentó el número de casos investigados a 36 personas. Esto proporciona una muestra grande en comparación internacional a otros investigaciones terapéuticas deportivas y en términos de la evidencia externa. Además se integraron los ejercicios de movimiento con el MOTOmed en el programa de terapia todos los días y el tratamiento médico estándar. En tres momentos diferentes (antes de comenzar el entrenamiento, en conexión directa con la formación y 12 semanas después de la finalización de la formación) se determinaron los valores de temblor la deambulación y el examen del motor según el “Unified Parkinson Disease Rating Scale”.

Los resultados muestran que en ambos metódos de intervención aumentó la velocidad de andar en 0,5 km / h, la fase de oscilación, así como la postura de pedales mono aumentaron en 2%, se extiende la longitud del paso por 11 cm y la fase de doble postura se redujo en un 2%. El entrenamiento activo asistivo Forced Exercise fue capaz de influir positivamente en la acción postural y temblor y lograr mejoras sostenibles y efectos a largo plazo sobre la velocidad de la marcha.

Conclusión: Un ejercicio de movimiento activo y asistido forzado con el MOTOmed viva2 Parkinson es un método sostenible de la terapia con el fin de mejorar la capacidad de los pacientes de Parkinson transición enfermas bilaterales a largo plazo y por lo tanto para aumentar el bienestar y calidad de vida.

Han publicado estos resultados de estudios positivos en la revsita reconocida internacional “Gait&Posture”.
DOI: dx.doi.org/10.1016/j.gaitpost.2015.08.001

T. Stuckenschneider, I. Froböse, B. Feodoroff (Instituto para la Promoción de la Salud y Ciencias Clínicas del Movimiento, Universidad Alemana del Deporte de Colonia)
I. Helmich, A. Raabe-Oetker (Departamiento de neurología, Medicina Psicosomática y psiquiatría, Instituto para la Promoción de la Salud y Ciencias Clínicas del Movimiento, Universidad Alemana del Deporte de Colonia)

Volver al resumen
Top